La mina San José
La mina San José está ubicada a 45 kilómetros al noroeste de Copiapó, en el desierto de Atacama, y comenzó a ser explotada en 1889. En 1957 Jorge Kemeny Letay, un inmigrante húngaro, llegó a Vallenar y comenzó a explotar hierro. Tras su éxito se interesó por el yacimiento de cobre con oro y creó la compañía Minera San Esteban. Luego su hijo Marcelo quedó al mando de la compañía, quien se asoció con su cuñado, Alejandro Bohn. Éste pasó a ser el gerente general.

La mina tiene una planta de 300 trabajadores, que extraen más de 600 toneladas anuales de cobre, lo que coloca al yacimiento en la categoría de mediana minería. Sus ventas anuales superan los US$20 millones de dólares.

Entre 2003 y el 2010 distintos accidentes en el yacimiento han costado la vida a tres mineros y dejado lesionados a otros dos. En 2007 la muerte de un geólogo provocó el cierre de la mina San José, pero en mayo de 2008 el Sernageomin, autorizó la reapertura total tras una revisión y el compromiso de mejoras en seguridad. En julio de este año el minero Gino Cortés sufrió un accidente y perdió una pierna.